Acceso City Hall subway New York

Azulejo tipo metro, icono cerámico del siglo XX

Blanco, negro o verde. Cantos biselados y esmaltado brillante. Así fue el primer azulejo estilo metro fabricado para revestir el metro de Nueva York en 1904. George Heins y Christopher Grant La Farge, los arquitectos a los que se les atribuye la creación de este formato, buscaban un material resistente, ligero y fácil de limpiar… con la ayuda de varias empresas cerámicas crearon la baldosa metro. Prensaron piezas cerámicas en seco, imitando las proporciones del ladrillo y su colocación. Su pequeño tamaño le permitía adaptarse a las líneas sinuosas. Así, con este azulejo tipo metro cubrieron con facilidad paredes y techos curvos.

La estación de metro más admirada en la Gran Manzana

Un ejemplo emblemático es una de las primeras estaciones del metro de Nueva York, City Hall. La plataforma y el altillo cuentan con bóvedas y claraboyas Gustavinas, vidrios de colores y azulejos y candelabros de bronce.

Este tipo de cerámica pronto se extendió al resto de trenes subterráneos de Londres, Paris y Madrid.

Décadas más tarde, el azulejo tipo metro dejó de estar bajo tierra y sus cualidades empezaron a ser valoradas en revestimientos de baños y cocinas.

Desde mediados del siglo XX esta variedad cerámica es tendencia entre arquitectos y decoradores por su calidad y resistencia pero también por transmitir sensación de modernidad, elegancia y practicidad.

La tierra prensada del 1900 aprovecha en la actualidad las ventajas del porcelánico. Encontramos azulejo tipo metro en diferentes acabados y tonalidades en la colección Manhatan de Pissano. Descúbrela aquí.

Pie de foto: Estación City Hall del metro de Nueva York donde uso de azulejo tipo metro esmaltado refleja la luz de las vidrieras. James Maher
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *