Con carácter mediterráneo

La temperatura ya empieza a subir unos grados y ya nos imaginamos recibiendo el calor del sol en alguna terraza o recargando vitamina D al lado de la ventana del salón… está en nuestro ADN mediterráneo. El sol nos transfiere bienestar y vitalidad, con él emerge la vida al aire libre.

La preferencia por socializar, compartir y disfrutar es herencia de las culturas que han poblado la costa mediterránea. La manera especial de vivir de los pueblos íberos, fenicios, romanos, visigodos y árabes se ha transmitido de generación en generación arrastrando lo mejor de cada una de ellas. Se ha convertido en un estilo de vida orientado al equilibrio entre la sencillez, la salud y el placer… la vida buena.

Somos mediterráneos…

…porque somos extrovertidos, afectuosos y hospitalarios, aunque no conozcamos a quien recibe nuestras atenciones.

…porque preferimos una mesa alargada en una terraza repleta de platos sanos y llena de familiares que conversan animadamente.

…porque disfrutamos de un paseo por la playa. A primera hora de la mañana para ver el salir el sol o a última de la tarde para verlo desparecer mientras las olas nos mojan los pies.

…porque dejamos perder el pensamiento mientras intentamos averiguar hasta donde llega el horizonte.

Pissano Fontenay Red

Fontenay Red · Rainbow Beige

Pissano Cerámica Miravent Naranja

Marivent Naranja

El carácter mediterráneo va más allá del mar. Los cultivos, las montañas, los ríos y sus desembocaduras… toda la naturaleza que crece a su lado conforma el entorno donde brota la actividad nada más asoma el sol de primavera. Y ese momento ya ha llegado. La vida mediterránea se despereza del letargo invernal. Ya queda poco para volver a disfrutar de nuestra ‘vida buena’ con toda su plenitud.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.